Uncion de Enfermos

 

“Si alguno de vosotros está enfermo, llame a los presbíteros para que oren por él”. La Iglesia tiene costumbre de rezar por aquellos que sufren enfermedad. Pero hay un remedio más importante, un sacramento, para aliviar el sufrimiento. Se trata de la Unción de enfermos.

 

Durante mucho tiempo se ha aplicado a personas moribundas, de ahí que muchos se asusten al recibirla. Hay que dejar claro que se trata de un sacramento de enfermos, cualquier enfermo, destinado a obtener su curación.

 

Solicitar la Unción para uno de nuestros enfermos es ayudarle a recobrar la salud. No dudéis en pedirla cuando se presente la ocasión. Es muy importante que al enfermo se le prepare para este encuentro privilegiado con Dios, con la recepción del Viático y de la Unción de Enfermos, procurando no dejar este sacramento para el momento en que el enfermo ya no está consciente. Todo sacramente debe celebrarse consciente de la gracia que opera en su corazón.