Basilica de los santos martires Vicente Sabina y Cristeta

Historia

 

an Vicente fue levantada en honor de los santos mártires Vicente Sabina y Cristeta, martirizados en el S. IV, en tiempos del emperador Diocleciano, y siendo Daciano gobernador de Hispania.

 

ras el suplicio los cuerpos de los tres hermanos son abandonados en un escarpado berrocal cercano a la ciudad.

 

n las cercanías del lugar del suplicio se levantó el primer templo que, según la tradición habría sido obra del judío convertido en el momento del martirio y donde más tarde habría de ser enterrado también él.

 

urante la invasión musulmana se siguió manteniendo el recuerdo de los mártires, pero el templo fue arruinándose poco a poco hasta quedar malparado. No ha quedado traza alguna de dicha construcción.

 

 

 

 

 

 

 

on la repoblación de la ciudad llevada a cabo por el conde don Raimundo de Borgoña, y por petición del rey Sancho VI y doña Urraca, a finales del S. XI se inicia la construcción de la nueva basílica a la vez que se comienzan las murallas y la catedral.

urante el primer tercio del S. XII se comienza, siguendo el modelo de San Isidoro de León y Santiago de Compostela, la construcción de la cripta y de los ábsides de la iglesia. Los trabajos se suceden con ritmo lento y constante, encadenándose los estilos desde el románico pleno hasta el gótico tardío.

 

 

 

 

 

 

 

La cronología estilística

 

Paleocristiano (S. IV - V): restos de sepulturas tardorromanas en la cripta.

Románico (1er tercio del S. XII): cripta, cabecera, cuatro tramos de las naves, reja y dos de las esculturas de la puerta sur.

Protogótica (ltimo tercio del S. XII): nártex, tribunas y torres; bóveda de la nave mayor, portada oeste y escultura de la anunciación y rey en la sur y sepulcro de los mártires.

Gótico (S. XIV): Cimborrio y pórtico sur.

Gótico isabelino (S. XV): Remate de la torre norte, sacristía (añadida en 1477) y el baldaquino del Sepulcro.

Renacimiento tardío (S. XVII): Hacia 1609, Juan Gutiérrez de Mora diseña el Sepulcro de San Pedro del Barco.

Barroco churrigueresco (S. XVIII): Retablo mayor.

Restauración (S. XIX): llevada a cabo por E. M. Repullés y Vargas. El 26 de Julio de 1882 es declarada Monumento Nacional