San Martín

La Ermita de San Martín se encuentra situada en la zona norte de la ciudad, que antiguamente se conocía como “Parroquia de los Canteros”, ya que en esta zona se instalaron los que vinieron a levantar los muros de Ávila y sus Iglesias.De la antigua fábrica quedan algunos restos como el crismón románico situado en la cara oeste del templo así como un muro y arco de medio punto de sillería entre el presbiterio y la sacristía. Estos últimos restos son de gran interés histórico-artístico debido a su antigüedad y belleza.

Durante las obras de restauración del templo se descubrieron dos frescos en los altares laterales del templo que parecen representar a San Andrés y a San Martín con el hábito episcopal. Se calcula que su antigüedad puede datar del siglo XV.La capilla Mayor y el retablo se encuentran fechados, según una inscripción, en el año 1705, destacando en el centro la imagen de Nuestra Señora de la Misericordia, y en la parte superior una pequeña talla de San Martín a caballo partiendo su capa. Las pechinas de la bóveda están bellamente decoradas con pinturas al fresco de este estilo barroco, entre las que destaca una representación de Santa Teresa en éxtasis.

En la nave derecha una pintura en tabla hispano- flamenca de autor anónimo, aunque atribuida a la escuela del “Maestro de Ávila”.En esta tabla se representa a San Martín de Tours a caballo, con atuendo renacentista, partiendo su capa para dársela al Señor figurando en pobre.

Ya en el exterior destaca la descomunal torre romano-mudéjar de imponente base cuadrada en piedra de granito sobre la que se eleva el resto de la torre en el ladrillo de barro cocido que dibujan arcos que forman dos series de ventanas: la inferior con un gran arco de herradura apuntando circunscrito por otros 3 concéntricos de la misma forma; y la superior con otras 2 ventanas de arco agudo doblemente articulado con impostas, alfiz y esquinillas arriba.